El duende del bosque

El duende del bosque

En un oscuro bosque cercano a un pequeño pueblo, ronda la leyenda de un pequeño y travieso duende; vestido de negro y con botas de cuero marrón, con una sonrisa casi diabólica y una mirada vacía, que merodea por el bosque asustando a los leñadores que entran en él en busca de madera sólida y firme para construir nuevas casas y nuevos muebles para sus familias y las personas del pueblo. Según la leyenda de miedo el duende los atrapa cortando uno de sus grandes, robustos y frondosos árboles, nada bueno les espera, puesto que se dice que el malvado duende es extremadamente celoso con su bosque, tanto como para destruir la vida del que se acerque con ambición a talar en su espacio.

La leyenda de terror dice que el pequeño espanto, antes de matarlos, les ofrece la opción de que corten el árbol, pero que a cambio, al terminar de construir sus casas y muebles con esa madera, regresen al bosque y planten dos árboles más para él. Los leñadores ingenuos que creen que al aceptar el trato, llevarse la madera y jamás volver para plantar los árboles, están burlándose del tonto duende; en verdad están condenándose a sufrir las consecuencias de su viveza.

Se dice que las casas y muebles de esos leñadores se pudren, obligándolos a volver al bosque en busca de más madera, y es entonces cuando el duende los atrapa y con un hechizo los convierte en arboles muy hermosos, frondosos y de buena madera, justo la clase de árboles que busca todo leñador para construir su casas y sus muebles. Nadie sabe cuántos leñadores han sido hechizados, pero el bosque parece ser más oscuro y frondoso cada año. Desde el pequeño pueblo, cuando sopla el viento, se escuchan lejanos lamentos y una pequeña risa aguda de aquel perverso ser.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *